viernes, diciembre 30, 2005


MANOLIN, EL MEDICO DE LA SALSA

Un suceso sin precedente, que ya se inscribe en la historia de la música popular cubana, es sin dada alguna Manolín "El Medico de la Salsa", quién realiza su debut en 1993, insertándose en el ámbito cultural cubano ante la presencia de más de 20 orquestas salseras de renombre y logrando a sólo dos años de su primera presentación, ser el ártista más popular y cotizado de un pais, historicamente musical, cuna del Son y donde lograr el éxito ante un público exigente y bailador, resulta ser: Lo Máximo.Si, podría que ante la música de Manolin y su grupo la tristeza, se transforma en alegría y hasta en euforia colectiva. No por azar, es conocido como "El Medico de la Salsa", seudónimo que le otorgara José Luis Cortés, afamado músico cubano (lider de NG La Banda agrupación cubana de prestigio internacional) y descubridor de Manolin, quien tampoco por azar, antes de dedicarse por entero a la música popular, se graduó de Doctor en Ciencias Médicas.
Su primer disco compacto "Aventura Loca" grabado para la firma Caribe Productions en 1994 (de manera casi promocional en su carrera artistica) posee más de tres hits y en breve tiempo se convirtió en el primer record de venta para dicha firma que ya había grabado a varias orquestas salseras cubanas de primera línea. Este hecho trajo como resultado la reedición del disco de Manolin que a menos de un año de puesto a la venta, ya se había agotado.
En realidad han sido varios los records obtenidoi por este joven talento, citemos que durante 1995 no hubo centro nocturno de la capital, que no se abarrotara de personas ante sus actuaciones, mientras otras, se mantenían hasta altas horas de la madrugada en espera de alguna oportunidad para verle al menos, por unos minutos. Se rompieron records de covers en el afamado Palacio de la Salsa, en La Cecilia, en El Neptuno, en La Tropical, en el Salon de los Embajadores del Hotel Habana Libre, en el Cafe Cantante del Teatro Nacional y en una veintena de lugares.
Por otra parte, este hecho no solo ocurría con el publico nacional, he sido testigo de la cantidad de turistas europeas, americanos, japoneses y latinos que han caído en la magia musical del "Medico de la Salsa" y lo persiguen en cada presentación. Así también quedó reflejado su éxito tanto de público como de la critica especializada en su primera gira internacional realizada en 1995 a Colombia.
Su segundo disco compacto, grabado en 1995 para la firma Caribe Productions, obtavo resultados inigualables al poseer más de cinco hits, acaparando las primeros lugares en el Hit Parade Nacional de la radio y la televisión, dejando apenas espacios para orquestas como Juan Formell y Los Van Van, Adalberto Alvarez y su Son, NG La Banda y otras que apesar de llevar varios años en los primeros peldaños, tuvieron que dar paso sin reparos, a este suceso musical cubano.
Los temas creados por Manolín poseen un sello que lo distingue como compositor e intérprete. La maestría a la hora de componer los coros maestra los matices de una nueva generación de músicos, que se preocupa por decir lo picaresco y típico cubano, sin dejar de comunicar lo universal. Sus mélodías y armonias se entrelazan al texto, se vuelven contagiosas, impactan y hacen pensar. La fuerza y cadencia en la percusión, el fraseo y mambo de los metales, los tumbaos logrados por el piano y el bajo así como las sonoridades del teclado, obedecen a un trabajo efaborado, que además de reflejar lo contemporáneo, responden al sabor y la cadencia del bailador.
Múltiples presentaciones en la radio y la televisión, ganador de la categoría "Artista del Año", actuaciones en los teatros de mayor prestigio, dan medida de su entrega y han hecho que a sólo dos años de fundar su orquesta, ya se encuentre en el corazón de los cubanos.
Quedarse ha sido la premisa de este joven y no hay dudas, talento y gran pasión por lo que hace le acompañan, siendo estas sus cartas de presentación y triunfo. Lo demás, nos toca a nosotros, los amantes de la música cubana; premiarle con un aplauso a manera de agradecimiento, por curar la tristeza con una medicina original y por demás bien recibida por su sabor y el poder de unir los afectos: La Música.